Una de las posibilidades más útiles que nos ofrece el trabajar con objetos es el polimorfismo. Imagina una clase abstracta que sirve de base a cinco o seis clases “hijas“, de esta forma unes toda las funcionalidades que comparten en una misma clase y solo modificas o añades pequeños matices