Hay muchísimas cosas en esta vida que se escapan a mi comprensión, quizás una persona de pueblo como yo no es capaz de entender como funciona el mundo más allá de la vida sencilla en la que crecí.

Siempre he vivido de una forma simple, donde cada uno es lo que es, sin adornos ni florituras. Quizás por esto creo que el mundo se me está quedando grande. En los últimos años he tratado de ir dando pasos hacia un enfoque de mi vida más 2.0, involucrarme de forma activa en redes, aprender y compartir todo lo que está en mi mano o en mi cabeza, y puedo decir que he conocido gente espectacular, sin ir más lejos, la gente que forma mi actual timeline de Twitter es de lo mejor que he encontrado en esta red.

Pero no puedo evitar sorprenderme con algunas personas que se mueven por este mundo, que en realidad carecen de importancia, pero me hacen reflexionar. Y es que cuando veo a alguien que define su profesión como “Emprendedor” se me quitan las ganas de seguir conociéndolo/la.

Imagina una tarde en un bar, chico conoce chica, chica pregunta a chico en que trabaja y el responde “soy emprendedor”, ¡Que se pare el mundo, es emprendedor!. No lo logro entender, ser emprendedor puede ser una faceta de tu vida, una circunstancia momentánea, quizás un estilo de vida, ¡pero no es tu jodida profesión! (Al menos que seas de esos emprendedores en serie, que en ese caso creo que tendrán otra denominación). Lo curioso es que esta afirmación se la he visto a personas que no tienen nada en el mercado, tan solo una idea en su cabeza, mucha ilusión, y la palabra “emprendedor” en la boca. Ya lo he dicho, no soy ningún experto ni en 2.0 ni en emprenduria, ni… que demonios, no soy experto en nada, apenas un estudiante que mira acojonado un mundo en el que intenta entrar y del cual no entiende las reglas que lo mueven.

¿Realmente necesita el “emprendedor” actual alimentar su ego de esta manera?, no me imagino al ferretero de mi pueblo diciéndole a la gente que su profesión es emprender, ¡no señor!, el vende tornillos y lo hace lo mejor que sabe, es ferretero, se gana la vida de esta forma y lo pasa igual o peor que los autodenominados “emprendedores”, emprender no es su profesión, es un efecto colateral de tener que buscarse una forma mejor de ganarse la vida.

Siempre he pensado que las palabras que se usan demasiadas veces de forma abusiva van perdiendo su significado, esta pasando, la palabra emprendedor tal y como se usa vale menos que nada.

Si eres emprendedor me parece excelente, hacen falta muchísimos como tu, olé tus huevos por estar en primera linea con la que tenemos encima, pero si te preguntan, definete por lo que realmente eres, desarrollador, diseñador, albañil, etcétera, ya tendrás tiempo de decir que estás sacando adelante tu propia empresa y dejar patente tu perfil emprendedor.

No estoy seguro de haber sido capaz de plasmar en estas letras lo que realmente quería decir, pero al menos lo he intentado y he dejado constancia de una de las muchas cosas que me confunden en este mundo, quizás en unos años lo lea y me ria de mi mismo. Pero ahora mismo creo que no es momento de ir de sobrados, si no de trabajar y estar orgullosos de hacerlo bien.