Twitter y sus Clases Sociales

Hace 8 meses que me registre en Twitter, y he poco a poco he sacado algunas conclusiones que quisiera exponer.

Su forma de gestionar las amistades nos permiten formar parte del mundo de otras personas que no conocemos personalmente, aprendiendo de sus experiencias, de los conocimientos que amablemente comparten, riéndonos de las chorradas que dicen algunos o simplemente conociendo su día a día.

En el tiempo que llevo en Twitter he ido ‘evolucionando‘ como usuario, al principio no sabia bien que hacer, así que busqué a alguien conocido para usar de referencia y miraba las personas a las que seguía, automáticamente seguí a los que me parecieron interesantes y repetía el proceso de nuevo, es curioso ver como mi time-line se llenaba de los supuestos ‘Grandes de Twitter‘.

Tampoco sabia como participar, hay tantas formas de usar Twitter que la experiencia se hace diferente para todos, pero poco a poco fui encontrando mi propia forma de usarlo y mi experiencia como usuario.

Pronto me di cuenta de la increíble potencia que tiene Twitter como fuente de información, por importante o absurda que sea puede convertirse en Trendig Topic en cuestión de minutos.

La gente comparte muchísimas cosas, es tanta la información que se puede ver en el* time-line* que es IMPOSIBLE de procesar todo.

No podemos evitar que se cuelen temas irrelevantes para nosotros, y depurar todo lo que nos llega para aprovechar el tiempo leyendo lo que nos interesa, puede llevarnos horas.

Con el uso le vas cogiendo el ‘truco‘, no le das importancia a algunos tweets, haces limpieza de amigos, buscas gente con afinidad a lo que te gusta, etc.

A diario veo gente que sigue a 500, 1000, 10000 personas, dudo mucho que realmente lean su time-line, pienso que se limitan a leer listas, o solamente sus menciones, pero la realidad es que no te lee aunque twitter diga que fulanito te esta siguiendo, solo eres un avatar y un nombre de usuario,* le da exactamente igual lo que digas o dejes de decir*, ni siquiera te hará unfollow por publicar alguna burrada porque no se enterará.

Suelo seguir una media de 90 -100 personas aproximadamente, leo sus tweets, accedo a sus links compartidos, y en cuestión de horas tengo tanto contenido pendiente en mi time-line que puedo tardar horas en revisarlo. En alguna ocasión he tenido que saltarme mi time-line por que tenia acumulados mas de 1000 tweets por leer, ¿realmente crees que esas personas con miles de amigos te leen?… Difícil lo veo.

Luego están los ‘Grandes de Twitter‘ y los ‘Egos andantes de Twitter‘, que muchas veces* van juntas las dos categorías en una misma persona*.

Son usuarios con miles de seguidores que tienen un efecto que yo llamo ‘Publico de plató‘ da igual que pongan 4 letras sin sentido tipo ‘fdsf’ tendrá un numero de ReTweets altísimo (como aplausos en un programa televisivo), con su aumento de ego proporcional, estos usuarios se creen siempre en poder de la verdad, no valoran un feedback de otro usuario con menor numero de seguidores que el, y casi todos* sus tweets tendrán* el pronombre* ‘Yo’ por algún sitio*.

También hay quien quiere ser un grande, o intenta demostrar algo al mundo haciendo un retweet de cada mención que le hacen, estos últimos la verdad me hacen mucha gracia.

Es curioso como el numero de seguidores actúa como un clasificador social, dependiendo de este numero otros usuarios pueden hacerte la pelota o ignorarte totalmente. Un comportamiento muy similar al de las Clases sociales altas con las bajas.

No siempre es así, hay usuarios con mucha trayectoria en Twitter y en la vida, con miles de seguidores que responderán agradecidos un feedback o te darán una respuesta o consejo sin que se le caigan los anillos.

Estos últimos, para mi son los auténticos grandes de Twitter. Gente que pasa inadvertida fuera de sus círculos de profesión o gustos, que no te vende humo continuamente y que en realidad son los que aportan valor a esta red, ya que de ellos puedes aprender muchas cosas, no solo profesionalmente, sino como personas.

Como conclusión he de decir que Twitter me parece un gran invento, una poderosa herramienta que se ha convertido en imprescindible para mi, en la que he conocido a grandes personas y en la que cada día aprendo no una, sino muchas cosas nuevas.